PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    

Un mini departamento para adolescentes.



Aunque parezca mentira, esta colorida habitación, solía ser un espacio sombrío y sin vida. Pero luego de mucho esfuerzo y mucho trabajo, se logro un espacio vibrante y muy luminoso. La responsable de esta ardua tarea fue la diseñadora Annie Selke, quien convirtió un lúgubre sótano, en un cuarto lleno de vida, para su hija de 17 años.

La adolescente, eligió este espacio, confiando en que su madre podría reformarlo, y realmente ha realizado un buen trabajo. Este amplio espacio, que es más un mini departamento, es el refugio ideal para cualquiera, ya que se ha distribuido de manera tal que se logro ubicar la zona de descanso, un pequeño estudio, y hasta un pequeño baño.

El reto principal fue aportarle al ambiente, luminosidad, por lo que para empezar, se pinto de color blanco y se ubicaron muchas ventanas, para aprovechar la entrada de luz natural. Además se colocaron algunos espejos con el fin de multiplicar esa luz y ampliar visualmente el espacio.

Para delimitar la zona de la cama, se pinto la pared de la cabecera con colores vibrantes, que combinan a la perfección con los tapizados y la ropa de cama. En el otro extremo se ve el escritorio, donde continúa esta explosión de color.

Frente a la cama, se ubico entre las ventanas, una pequeña zona de estar, ideal para descansar luego de mucho trabajo. En el baño, encontramos una cabina de ducha, y para no perder la continuidad, se utilizaron los mismos tonos energizantes, para la alfombra y las toallas. Sin duda alguna, fue un excelente trabajo.



Imagenes:

mini departamento
cabecera
sala de estar y escritorio
sala de estar
baño
Related Posts with Thumbnails