PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    

Ladrillo a la vista.



 

Dejar el ladrillo a la vista es un recurso muy utilizado, tanto para espacios exteriores como interiores, y que queda muy bien, sobre todo si le queremos dar a nuestras estancias, un aire más rustico, más natural. Para lograrlo, puedes combinarlos con maderas naturales, yeso o puedes pintarlos por ejemplo, de colores neutros.  Pero si bien es un material resistente, también necesita de ciertos cuidados para que quede impecable y no se arruine con el paso de los años.

Cuando hablamos del ladrillo utilizado para espacios interiores, basta con buscar una buena pintura que posea los componentes adecuados o un buen barniz. Estaremos protegiéndolo y realzaremos también su belleza. Pero el verdadero problema surge, cuando decidimos dejar el ladrillo a la vista, en los espacios exteriores. Aquí es donde entran en juego agentes como la humedad, el viento, la lluvia, etc. 

La lluvia y el viento, causan la decoloración del ladrillo y un severo desgaste con el paso del tiempo. Este problema le abre el paso a la humedad. Para estos casos, existen muchos productos que ofrecen tratamientos “anti-humedad” que puedes utilizar. Cualquiera sea el que elijas, recuerda utilizar una brocha para colocarlo y siempre elige una pequeña zona que no sea visible. De esta manera, si no te gusta como ha quedado, lo puedes reemplazar sin inconvenientes.

 



Imagenes:

ladrillos a la vista
ladrillo vista cocina
ladrillo vista
fachadas
Related Posts with Thumbnails